Asa Larsson: “Muchas personas han salido de una secta después de leer mi libro”

“Aurora Boreal’ es el libro que dejó una noche en vela a Stieg Larsson”. Esta leyenda precede a la primera novela de Asa Larsson ningún parentesco con su compatriota-, editada por Seix Barral. En el marco de una secta, un predicador aparece mutilado y su hermana se convierte en la principal sospechosa… La nieve acaba de teñirse de sangre.

¿Qué hace una abogada como usted escribiendo sobre crímenes? ¿Para eso le pagaron sus padres la carrera?

(Risas) Es verdad que tenía un trabajo estable como abogada, mi mundo parecía estar en orden y muchas cosas tenían aspecto de ser inamovibles… Pero entonces, tuve mi primer hijo y cambió mi forma de percibir el mundo. Lo que había sido mi vida hasta ese momento se me antojó monótono y aburrido hasta el punto de necesitar un verdadero cambio. No quiero que se me malinterprete, porque no significa que necesitase fuertes emociones para tener un vida plena… De hecho, me bastó con divertirme dentro de mi propia cabeza para lograr ese cambio. Consideré, entonces, la posibilidad de pasar a papel aquello que se me ocurría, y nació el primer libro.

Y vio la luz Rebecka Martinsson, a quien por cierto traspasó su toga de jurista… ¿Qué más cosas comparte con su protagonista?

Convertí a Rebecka en abogada por varios motivos: el más importante es que se trataba de un entorno laboral que yo conocía perfectamente y no me costaba retratar. Quizá también era una forma de despedirme poco a poco de mi profesión. Con ella, además, comparto su fuerte amor hacia la aldea donde ambas nacimos, Kiruna, y la sensación de sentirnos desvalidas en muchas circunstancias. Si conocieran mi pequeña localidad natal comprenderían que aquello de beber mucho, hablar a voz en grito, etc, no es más que una manifestación para sobreponernos a la sensación de inferioridad. En contraposición a ese sentimiento, Rebecka es fuerte, tiene tesón y puede resolver casos criminales.

Tengo la teoría de que a los lectores nos apasionan las novelas policiacas porque ordenan el mundo: los buenos ganan, los malos son detenidos… ¿Usted qué piensa?

Que estoy totalmente de acuerdo con lo que dice. Desde siempre nos han interesado las historias de aventuras, muertes y asesinatos que tienen su premio para los justos y su represalia para los que ‘pecan’, y es así desde el Antiguo Testamento. Si además añades un plus de buen entretenimiento, la fórmula es perfecta para evadir al lector de su rutina cotidiana.

En España sólo conocemos su primera novela, pero ¿cuántos muertos lleva ya a sus espaldas?

(Ja, ja) ¡Ya he perdido la cuenta! Pero no sólo he ‘matado’ a personas, ¡usted no sabe la cantidad de perros que he asesinado en mis novelas! Es algo que no sé cómo llevará la gente, pero a mí me hace sentir rara. Puedes quitar la vida a mucha gente sobre el papel, porque a fin de cuentas se trata de una novela de género. Da igual que sea un sacerdote, una joven madre… Pero, como autora, enfrentarme a la muerte de un perro me bloquea. No me extraña que en la siguiente novela mi protagonista termine entrando en una grave crisis… ¡Con lo que tiene que ver, la pobre!

La promoción de su libro en España reza ‘La autora que dejó en vela a Stieg Larsson’…

¿En serio? No tenía la menor idea, pero me parece muy impactante y me emociona. Yo soy una auténtica seguidora de la saga Millenium, y es todo un honor.

¿A qué viene tanto aluvión de autores policiacos llegados del ‘frío’ que nos emocionan?

No lo sé, quizá retratemos una realidad diferente a la de los países mediterráneos o sajones, y eso atrae al lector de esas latitudes. En eso radica el encanto de la novela negra: que puedes conocer las sociedades en las que se desarrolla el crimen, sus gustos, su cotidianidad, su manera de ver y pensar. Y sí, es cierto que mis ‘hermanas de sangre’, como Ane Holt o Mari Jungstedt, están teniendo una acogida fantástica en todo el mundo. Sobre todo, la gran maestra, Kerstin Ekman, a quien adoro.

El ‘padre’ literario de todos ustedes, el que abrió brecha con el piolet de Wallander, fue Mankell… ¿No lo sienten de esta forma?

Mankell es un grandísimo escritor, que no sólo ha publicado novelas policiacas, sino que también ha terminado libros de alta literatura. Es cierto que ha abierto una brecha para todos los que hemos ido detrás de él, dejando el pabellón de nuestra novela negra muy alto. Además, abrió los ojos al resto del mundo de que la sociedad sueca no era tan idílica ni tan del bienestar como decía la leyenda. A partir de él, muchos lectores se fueron familiarizando con nuestras costumbres, nuestra nieve, nuestro carácter y nuestra forma de ver y entender las cosas.

Por cierto, ¿no le han dicho que la inspectora Anna-Maria Mella recuerda a la protagonista de ‘Fargo’?

¡Muchas veces! Y no sólo porque esté embarazada, como la protagonista de la película de los hermanos Cohen, sino porque quizá yo, inconscientemente, pensé en ella a la hora de trazar este personaje que ayuda a Rebecka a resolver el misterio.

¿Descolgarse con un crimen dentro de una secta como trama para su primer libro no ha sido un poco osado, teniendo en cuenta cómo son ciertos fanáticos?

Visto así, yo también lo creo. Pero, aparte de que algunos se sintieron reflejados y se enfadaron mucho conmigo, este libro me ha dado una experiencia impagable: que un gran número de personas que pertenecían a diferentes sectas las abandonaron después de leer mi novela y entrar en contacto conmigo. El hecho de que los libros no sólo supongan entretenimiento, sino también formación y despertar a una nueva realidad es algo muy satisfactorio.

Creo que ha dejado su profesión. ¿Le dan de comer sus libros?

Sí, es cierto que ya puedo vivir de la literatura. Desde mi primera novela, pedí una excedencia y mi cabeza ya sólo está ocupada en nuevos libros.

A sus hijos les vendrá muy bien que pertenezca a ‘la industria del entretenimiento’… Aunque espero que no les cuente sus novelas.

A veces les leo algunas historias cortas de misterio que les escribo. Pero tienen que ver más con lo detectivesco que con lo sobrecogedor… Prefiero eso a que lean a los Hermanos Grimm, que pueden llegar a ser terroríficos. No las versiones de Disney, sino los originales. ¿Recuerda Blancanieves? ¡Tiene pasajes escalofriantes!

Por cierto, ¿qué le pasa con los lobos? (en su siguiente novela, que editará Seix Barral en breve, dedica muchas páginas a este animal).

Son como nosotras, las mujeres: maestros en la adaptación a las condiciones de vida difíciles y diversas. Pueden vivir en los desiertos, a más de 40º, pero también soportar los climas más gélidos. Al tiempo, saben ser felices, disfrutar del juego, son seres sociales, crían maternalmente a sus cachorros y están perfectamente integrados en su grupo. ¡Son fascinantes!, casi perfectos.

Por último, ¿qué libro está preparando ahora?, ¿volverá a protagonizarlo Rebecka?

Por supuesto. Ella es ya mi amiga. Llevo cuatro novelas con ella y el quinto libro está ya listo dentro de mi cabeza. Sólo tengo que sentarme a teclearlo. Pero reconozco que llevo un periodo un poco perezosa, ocupada en hacer otras muchas cosas en lugar de arrancar a escribir: jugar con los niños, limpieza de casa, tomar café con mis amigos… Juego a este despiste porque sé que, en cuanto me siente, me enfrascaré hasta ponerle a la novela el punto final.

www.elmundo.es

This entry was posted in LA NOVELA NEGRA and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.