El artista y activista Ai Weiwei inspira valor

Ai Weiwei es un controvertido y complejo artista chino, en la actualidad probablemente el artista más famoso de China y su más abierto crítico también. Ai usa todo medio posible para expresar y comunicar. A través de su blog y Twitter llegó a agitar la ira del Partido Comunista Chino (PCCH).

Al mismo tiempo, sus publicaciones han fomentado un seguimiento de fans y compañeros dispuestos a arriesgar su propia seguridad por asociarse con el controversial artista y activista.

El “Nunca Arrepentido” de Klayman nos invita a penetrar el mundo de Ai a través de íntimos momentos con su madre e hijo, en aperturas de arte públicas, cuando confronta los abusos del Partido Comunista y mientras se ocupa en la realización de sus propios proyectos documentales.

Joven y flamante Directora, con formación periodística y con los pies sobre la tierra, Alison Klayman admite estar incómoda sentada del otro lado para la entrevista.

Klayman conoció a  Ai Weiwei mientras estaba viviendo en Beijing. Su compañera de habitación era una curadora de una exposición de fotografías de Ai durante el tiempo que Ai vivió en Nueva York. Klayman quería hacer un video para ser parte de la exposición. Por lo tanto, entró en escena con la cámara a cuestas.

Un documental sobre un documental

Klayman explicó que el cortometraje que hizo para la exhibición cubría muchos temas más que se necesitaban para el video de la exposición de Nueva York. “Estábamos hablando de los blogs, la censura, a lo que Ai se enfrenta y lo que pensaba de su China contemporánea, y también del proyecto Terremoto que se avecinaba”.

El proyecto Terremoto fue una investigación que expuso los encubrimientos del PCCh sobre los más de 5.300 niños muertos en el terremoto de Sichuan en 2008. El documental de Ai divulgó el problema de los edificios escolares mal construidos, como causante de tantas muertes.

Klayman quería utilizar este material extra y seguir con el trabajo de Ai. También reconoció la naturaleza carismática del artista y sentía que otros estarían tan fascinados por él como ella.

Klayman también sabía que su trabajo no debía ser solo un referente de lo que Ai ha hecho, un documentalista consumado por derecho propio. Quería llevar a cabo algo nuevo sobre él y capturar el impacto que los documentales de Ai han tenido en los jóvenes chinos aficionados y los espectadores en general.

La película retrata los numerosos casos en que el público salió a mostrar su solidaridad hacia su querido artista.

“Definitivamente hay más de un héroe en esta película. Todo el mundo que lo ve comparte los mismos valores que Ai Weiwei “, dijo Klayman. “Esta gente es muy valiente, por los riesgos que enfrentan en China los individuos y los ciudadanos que no tienen una base de apoyo internacional [como Ai Weiwei]. Es por todo eso que es lo más heroico”.

“Esto demuestra una notable valentía individual, no es singular. No se trata solo de Ai Weiwei “, explicó Klayman.

This entry was posted in ARTE EN EL MUNDO and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.