Marchantes de arte declaran que no sospecharon de los negocios de Roca

Juan Antonio Roca era una persona «respetable» en Marbella. Un experto en urbanismo y empresario de éxito que tenía como afición gastar millones de euros en cuadros, cerámicas y demás obras de arte. Así lo veían los galeristas y marchantes que hicieron negocios con él y que no vieron «nada raro» en sus negocios, según declararon ayer en el juicio por el ‘Malaya’.
Pese a que la Fiscalía Anticorrupción ve en la compra de cuadros uno de los mecanismos de Roca para blanquear dinero, los vendedores de las obras se desmarcaron totalmente de cualquier operación relacionada con el blanqueo y aseguraron que nunca tuvieron sospechas de un posible origen ilícito del dinero. Ellos solo veían un cliente de nivel, que compraba habitualmente y que pagaba bien.
Jean Fournets, experto francés en arte, fue uno de los principales suministradores de obras de Roca. Durante su intervención -con la ayuda de un intérprete de francés-, el acusado explicó que Roca era un empresario «que sabía mucho de cuadros» y que en su trato comercal con él «no había operaciones extrañas». « Cómo podía yo sospechar de que este señor, que aconsejaba en materia de urbanismo al Ayuntamiento, era una persona que traficara con dinero?», se preguntó el acusado; «los primeros que deberían haberse dado cuenta son la Policía, el Ayuntamiento de Marbella y la Junta de Andalucía, pero no yo». Para argumentar que el jefe de la trama ‘Malaya’ era una persona influyente y no un «cliente dudoso», el empresario incluso dijo que un amigo le comentó que Roca «estaba comiendo con un ministro». El acusado también relató al tribunal que Roca le debe 2,5 millones de euros de cuadros que no le llegó a pagar tras su detención.
Fournets, que se mostró en el juicio muy enfadado por su vinculación con este caso y por los perjuicios económicos que le ha ocasionado, incluso fue recriminado por el juez José Godino por un comentario que hizo. El marchante declaró que Roca era «respetable e inteligente, lo que es muy raro en Marbella». El presidente del Tribunal, al final del juicio, le contestó: «Esa afirmación sobre la inteligencia de los ciudadanos de Marbella nos ha parecido gratuita e innecesaria, que la sala no comparte».
«Cifras mareantes»
 
Otro de los empresarios que declaró como imputado es Pedro Peña, un conocido decorador de Marbella. Cuando le preguntaron en la sala por si en algún momento tuvo consciencia de colaborar en una red de blanqueo dijo: «Si la hubiera tenido, yo no me hubiera arriesgado porque llevo toda la vida trabajando en un negocio que me gusta mucho», dijo ; « nunca he pensado que hubiera hecho nada extraño, además, es que todo lo que he hecho es legal, con facturas», afirmó.
El fiscal Anticorrupción, Juan Carlos López Caballero, trató de que los acusados opinasen sobre las «cifras mareantes» que gastaba Roca en productos de lujo, como los 400.000 euros que se gastó en 2001 en relojes. El intermediario que facilitaba estos relojes, Sabino Falconieri, afirmó que Roca era su «cliente más importante». «No me pareció nada extraño. Él decía que los relojes eran para regalo», dijo.
Detectives Barcelona. Detectives Girona. Detectives Tarragona. Detectives Andorra. Detectives Marbella. Detectives Ibiza. Detectives Barcelona. Detectives Girona. Detectives Tarragona. Detectives Andorra. Detectives Marbella. Detectives Ibiza.
This entry was posted in ARTE EN EL MUNDO and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.