“Sin entrañas”, el regreso de Maruja Torres a la novela policiaca

Un asesinato, un ritual faraónico y quince sospechosos en un crucero de lujo por el Nilo. Este argumento recordaría a Agatha Christie, pero se trata de Sin entrañas, la novela policiaca de la periodista y narradora todoterreno Maruja Torres, que rinde homenaje en clave paródica a la reina del crimen.

La novela es “un homenaje a la sufrida clase media baja de Egipto”, asegura. Y es que Maruja Torres (Barcelona, 1943) ha querido que su última novela, la segunda de su serie policiaca, que comenzó con Fácil de matar (2011) con la reportera retirada y metida a investigadora Diana Dial —su alter ego— como protagonista, sirva de recordatorio de su admirada Agatha Christie y de su querido amigo Terenci Moix.

“Es un homenaje a la sufrida clase media baja de Egipto, tan maltratada, que impulsó la revuelta de Tahrir y que espero que no se haya sentido defraudada por la revolución”.

Así lo explica esta escritora y periodista enamorada del mundo árabe, donde tantas veces ha estado cubriendo guerras y revueltas.

Y lo hace en un hotel de El Cairo después de haber visitado la grandeza de las Pirámides, en medio del polvo del desierto, con camellos famélicos y niños sin parar de pedir, junto a un grupo de periodistas que han asistido a la presentación de Sin entrañas.

Escenario previo a la Primavera Árabe

“En 2009, cuando yo sitúo la novela , todavía estaba Mubarak, y de hecho hay varios componentes de esa época en el libro”, como un reconocido arqueólogo (con mucho parecido con el famoso egiptólogo Zahi Hawass) al que le acompaña su última amante, “un putoncillo francés que hace como que busca los restos de Cleopatra”.

Me preguntaba antes por qué los jóvenes, parados en la calle, no se unían y se rebelaban, y ocurrió…”Los motivos para los que vino la revolución después, existían —continúa—. Yo me preguntaba antes por qué los jóvenes, que estaban sin trabajo, parados en la calle, no se unían y se rebelaban, y ocurrió, pero el resultado es dudoso, faltan años, una asignatura pendiente que es el laicismo, como en todo el mundo árabe, y un cambio en el concepto de familia como cédula inexorable”.

“Hay que ayudarles, porque la gente tiene que comer, y ahora el turismo, su principal fuente, ha caído en picado”, subraya.

Unas palabras que explican su deseo de que “Sin entrañas”, editado por Planeta, fuera presentado en El Cairo, la ciudad que nunca duerme y donde la miseria y la pobreza más absoluta se cruzan con la riqueza de una minoría y con la belleza de su misteriosa historia.

Pero Maruja Torres también saca esa vena irónica y corrosiva que la caracteriza, que ha convertido en su forma de ver el mundo y que ahora vierte tanto en sus columnas o blogs como en sus novelas, y comenta que escribir novela policiaca, de crímenes, le encanta.

Un guiño a Agatha Christie

“Me apasiona el mundo del crimen, me interesan muchos los motivos por los que la gente mata. Y ahora, gracias a los cielos o al infierno he encontrado en la novela criminal un refugio para mi vejez“, asegura.

‘Nada me haría más feliz que ir por la calle y que la gente dijera: ‘Mira, ahí va Maruja Torres, la reina del crimen, y va en silla de ruedas, la pobre’. Ese sería el final feliz para mi vida”, dice desternillándose de risa.

Admiradora de Edgar Allan Poe, a su juicio, el primero en este género; y de todos los clásicos: desde Dashiell Hammett y Raymond Chandler hasta P.D.James o el catalán Manuel de Pedrolo, Maruja Torres ha construido en Sin entrañas una puesta al día de Muerte en el Nilo, de Agatha Christie, con gente muy mala, sin entrañas, que va en un crucero en el barco a vapor S.S.Karnak, como el que usó la Christie.

“La egiptología ha blanqueado muchos abusos”

Unos viajeros, “unos nuevos colonialistas”, que son una mezcla de gente rica y decadente de la burguesía catalana que se hacen llamar “Los Kennedy catalanes”, como dice una de las protagonistas.

En el libro se puede reconocer a un tejido corrupto que se enriqueció con la industria del ladrilloAquí, Diana Dial se propone resolver un crimen muy sofisticado, a petición de Lady Roxana, amiga superficial de Diana que le pide que resuelva el misterio de la muerte de su hermano, el potentado inmobiliario Oriol Laclau i Masdéu, ocurrida un año antes en el transcurso de un crucero por el Nilo.

Roxana ha vuelto a organizar un viaje por el mítico río, igual y con los mismos pasajeros, para que Diana, a la que acompaña su inseparable amigo el inspector libanés Fattoush, encuentre al culpable.

Una especie de hundimiento del Titanic, una intriga trepidante que durará tres días en la que Maruja Torres no deja títere con cabeza.

En la obra se puede reconocer a algún exdirigente de un club de fútbol catalán o a todo un tejido corrupto que se enriqueció con el ladrillo; personajes de ficción, amantes de la egiptología “porque la egiptología ha blanqueado muchos abusos”, concluye.

www.20minutos.es

This entry was posted in LA NOVELA NEGRA. Bookmark the permalink.

Comments are closed.